Centenari enric valor

dilluns, de febrer 04, 2008

Todos contra la alta velocidad



http://www.blogak.com/ahtezgunea

Apostamos por un Tren Social Público como medio de transporte sostenible, popular y democrático. El Tren de Alta Velocidad (TAV) es un proyecto anti-social, anti-ecológico, despilfarrador de recursos e inapropiado para La Ribera y el resto de Navarra.


Diferentes personas, colectivos, partidos, sindicatos y movimientos sociales y vecinales vamos a trabajar en La Ribera por la recuperación del tren social y contra la imposición del tren de alta velocidad. Por ello nos sumamos a otras iniciativas que ven en el TAV un modelo de ferrocarril que favorece a las élites económicas y acaba con recursos naturales, medioambientales y agrarios.
Todos los estudios sobre movilidad coinciden en señalar al ferrocarril social como el más sostenible y seguro de los medios de transporte. Es el que menos gases de efecto invernadero emite, el que menos espacio ocupa y el más seguro. Sin embargo el Estado español sólo un 5% de los viajeros y un escaso 3,8% de las mercancías viajan en tren, mientras que hay países europeos en los que esa proporción es muy diferente: por ejemplo en Austria, casi el 50% de las mercancías se transportan por ferrocarril.
El tren público y social por el que apostamos es el que con eficacia y eficiencia soluciona una parte considerable del tráfico diario de personas y mercancías.
El que llega al mayor número de lugares y personas y tiene un precio asequible.
Es el que une pueblos, comarcas y territorios y es una alternativa real al transporte por carretera.

El que propicia el desarrollo sostenible y es respetuoso con el Medio Ambiente.

El que aprovecha al máximo las vías y los recursos existentes.

Su ampliación y mejora tiene que responder exclusivamente a las necesidades de la ciudadanía.

Su coste económico, ecológico y energético es proporcionado al servicio que presta y la gestión es pública.
En los últimos años la mayoría del presupuesto de inversiones dedicado a transporte ferroviario se destina a líneas AVE (cuya construcción es tremendamente agresiva con el territorio, que generan un impacto ambiental y social considerable por su efecto barrera y que además son absolutamente despilfarradoras desde el punto de vista energético (la energía gastada por un TAV a 300km/h es comparable al consumo doméstico de una ciudad de 25.000 habitantes), para en muy pocas estaciones y está pensado para interconectar capitales, además de que el precio de los billetes es caro, mientras que las inversiones en el ferrocarril sostenible son residuales, cada km. del TAV cuesta unos 18 millones de euros (3.000 millones de las antiguas pesetas).

El TAV, aparte de los desequilibrios entre territorios, incrementaría también las desigualdades entre las clases sociales. Este proyecto no se lleva a cabo por “el interés general”, no surge con el objetivo de satisfacer las necesidades de la gente. El TAV es parte de un vasto plan de infraestructuras englobado en la Red Transeuropea de transportes: trenes de alta velocidad, nuevas autovías, superpuertos, ampliación de aeropuertos, etc. Detrás de esta red se encuentra el poder financiero y del Capital de las industrias más fuertes de Europa. Concretamente fue la Mesa Redonda Europea de Industrialistas (ERT), que reúne a las principales transnacionales de Europa, la que decidió el rumbo de dicho plan. En 1991 decidió junto con la Comisión europea la construcción de 30.000 kilómetros de vías férreas de alta velocidad, 12.000 kms de autovías, además de autopistas marítimas y aeropuertos.

Para hacer efectivo ese plan sería necesario gastar 600.000 millones de euros presupuestados y las emisiones de CO2 crecerían el 42%.
Consideramos que debe apostarse de manera clara y decidida por un tren que cohesione el territorio y que esté al servicio de la ciudadanía, por lo que proponemos mejorar la totalidad de la red ferroviaria navarra, con el objeto de permitir velocidades de 160-200 km/h en la mayor parte de los tramos, con más estaciones, recuperación de la vía Castejón-Soria, frecuencias de trenes regionales (competencia del Gobierno de Navarra) y del resto de trenes incluido el Altaria, ampliación de horarios que darían servicio a más población y con un menor coste en los billetes.
Para ahorrar en el trayecto Madrid-Pamplona unos 30 minutos, no entendemos como se van a derrochar grandes cantidades de dinero, que nunca serán amortizadas. Además el tren ALTARIA, existente en la actualidad, da un servicio óptimo en cuanto a tiempo de viaje a Madrid, pero debería realizar más paradas para así vertebrar mejor el Valle del Ebro y la Zona Ribera y Media de Navarra y la Sakana.

Los ejes para nuestro trabajo desde la “PLATAFORMA RIBERA POR EL TREN PÚBLICO Y SOCIAL. NO AL TAV” serán:

Cuestionar el modelo de transporte y de ordenación del territorio que se está desarrollando desde las instituciones, a espaldas de la ciudadanía y de las organizaciones sociales.

Solicitar a las administraciones públicas que centren sus esfuerzos en mejorar el transporte con criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica.

Rechazar el TAV por considerarlo un proyecto antisocial, antiecológico, despilfarrador de recursos e inasumible por sus impactos físicos, agrarios, sociales, económicos y territoriales.

Denunciar del procedimiento seguido para elaborar el proyecto de TAV, ya que se está impulsando desde una absoluta falta de transparencia informativa y de participación pública.

Pretendemos que esta Plataforma por el tren público y social se amplíe en base a un trabajo con los siguientes instrumentos:

- Actividades informativas y movilizaciones: Impulsaremos una doble dinámica de información y movilizaciones a corto y medio plazo en las zonas y municipios afectados directamente por el TAV en La Ribera, apostando por un modelo ferroviario público, social y sostenible que una a los y las habitantes de La Ribera y que potencie el transporte de mercancías con el resto de Navarra y del Estado.

- Acción a nivel institucional: Realizaremos en los próximos meses un dossier informativo que será remitido a todos los ayuntamientos de La Ribera, especialmente los que se han visto perjudicados por la desaparición de estaciones y líneas ferroviarias, así como los que están directamente afectados por el paso del TAV, con la documentación e informaciones precisas para que apuesten por un modelo ferroviario público, social y sostenible medioambientalmente y muestren su oposición a la construcción del TAV.

- Acciones jurídicas: Interpondremos recursos, e iniciaremos las acciones legales precisas, si llegan a ser necesarias, para defender el derecho a un trasporte público social y de calidad para todos los ciudadanos y ciudadanas de Navarra y que no sea suplantado por los intereses particulares del proyecto del TAV.

1 comentari:

..::SirgóboL::.. ha dit...

En parte estoy bastante de acuerdo contigo, el AVE consume mucha energía y necesita unas infraestructuras muy costosas, además que contribuye a fragmentar los escosistemas y los parajes naturales

Y toda la razón del mundo en que creará desigualdades sociales, ya que está mas bien pensado para personas que se puedan permitir el lujo de pagarse lo que vale el billete..

Pero por otro lado, no crees que acercará más a las capitales de provincia más alejadas y poco atendidas cuyos accesos son mas bien mediocres?? Aqui en Andalucía ocurría con Almería y Jaen..

Aunque aquí en Málaga nos lo han puesto hace poco, pero como si no estuviera practicamente, porque con lo caro que es..

Apoyaría plenamente al tren público, pero con la condición de que sea más asequible económicamente, una capitales, regiones y pueblos y que el servicio sea mas o menos decente. No soy nada exigente, porque si vieras el tren de cercanías de aqui de Málaga...

Habría que organizar una plataforma para la mejora de nuestro tren de cercanías..

Me meteré en el blog donde has sacado la información, a ver si me informo mejor.

Saludoss^^